Jóvenes. Pre-Universitarios

Convivencia en las Lagunas de Ruidera

11/03/2012

 

Para mí, toda una experiencia. Creo que todos hemos ido con mucha ilusión y con ganas de pasar unos días juntos. Sin duda, hemos descubierto a Dios a través de la naturaleza, disfrutado de esa Paz y calma tan necesitadas hoy en día y, personalmente, me ha servido para conocer un poco más de cerca a seis chavales de postconfirmación, aprender con su entusiasmo, su ilusión, su inocencia y sus ganas de estar más cerca de Dios.
Una experiencia única! ¿Para cuándo la próxima??? Jeje!

LUCIA

 

¡Qué difícil describir una convivencia tan intensa y tan bonita! Para mí creo que ésta será una de las convivencia que más me marquen dentro de mi camino espiritual porque me ha servido para tratar muchas “lagunas”( nunca mejor dicho) en mi vida cotidiana. Creo que es una convivencia que necesitamos todos, alguna vez necesitamos todos rencontrarnos con nosotros mismos. Nos ha ayudado a reforzar el compañerismo y de la fraternidad  que se hablaba en el desierto mediante la convivencia, con el reparto de tareas y disfrutando paralelamente de un  paisaje precioso. No había estado antes en Ruidera, pero puedo decir que su paisaje, las lagunas que encierra y los bonitos sitios de reflexión me y nos han cautivado. Era la naturaleza en su puro estado y no hay que olvidar su gente buena gente y su hospitalidad. El sábado por la tarde asistimos a misa y descubrimos el buen carácter de la gente de las lagunas, con el cura dejándonos leer en la misa y luego invitándonos al teatro y vimos la actividad des este pueblo, nada cerrado.

Pasando al tema espiritual, he podido madurar en varios aspectos. Ya no voy a mirar más la vida hacia un destino, un fin o cualquier cosa propuesta, sino que voy a intentar fijarme más en esos pequeños detalles que nos da la vida y donde podemos descubrir a Dios; es decir, hay veces que queremos terminar una cosa cueste lo que cueste, y quizá nos abatimos porque no lo conseguimos. Creo que hay que darse cuenta de lo que tienes y no sabemos agradecer lo que tenemos. Como decía Lucía, solo con dar gracias a Dios basta para orar.

Para darnos cuenta de lo que tenemos, hemos trabajado la película “The Human Experience” en la que tres jóvenes salen de sus vidas para buscar a Dios en las calles de NY con vagabundos sin casa, con los niños del Perú y con los leprosos de Ghana. Te toca el corazón ver como niños que no tienen nada y están tullidos agradecen loa vida y muestran una sonrisa ante las adversidades.

Y pasando a la práctica, este domingo hemos experimentado con nuestros sentidos esos gestos en los que se manifiesta Dios en la vida, en la vista, en el oído, en el tacto… Es increíble cuantas cosas hermosas hay a nuestro alrededor y no nos damos cuenta. Creo que está a nuestro alcance cambiar la realidad que tenemos.

Por último, me ha encantado el clip de dibujos animados que hemos visto en el que un abrazo transforma la ira, la furia, la venganza…

¡Juanma y Lucía, muchas gracias por esta convivencia porque os lo habéis currado y habéis logrado una experiencia perfecta de madurez espiritual para ENCONTRAR A DIOS!

AITOR

Realmente la experiencia de Ruidera me ha tocado el corazón de una manera especial, por el hecho de haberme ayudado a cambiar un poco más mi visión del mundo, de la vida y sobre todo de los otros, tal y como venía haciéndolo en experiencias anteriores, como la estancia en Taizé y los ejercicios espirituales de Almansa con Miguel Márquez.

Vivir un fin de semana en compañía de mi gente de catequesis ha servido para conocerlos mucho mejor y mirarlos con otros ojos, no con los ojos, muchas veces indiferentes, con que lo haces debido a la rutina de encontrarte con ellos todos los viernes pero, nunca decirte nada. Ahora cambiaremos esa mirada por una de cariño y buenos recuerdos. 
Hemos compartido cosas muy sencillas pero al mismo tiempo muy grandes, puesto que debemos sentirnos inmensamente afortunados de poder disfrutar de una buena comida, cocinada por un compañero, de dar un paseo en un paraje de paz y hermosa naturaleza, con el único sonido del agua cayendo y los pájaros silbando, de ese ratito de oración y de juegos, de risas, antes de ir a dormir. 

Y digo esto, porque de esta convivencia, me quedo sin duda con la visión de "The Human Experience". Hacía tiempo que algo no me llegaba al corazón y me lo hacía encoger como lo ha hecho esta historia; me ha golpeado con una claridad que ha iluminado todo lo que antes estaba oscuro, y me he dado cuenta de lo sencillo que es ser feliz, que es posible amar la vida aunque esta se empeñe en quitártelo todo. Porque ver que las personas más abandonadas y olvidadas del planeta, las personas que afrontan cada día sabiendo que están un paso más cerca de su final, que el resto del mundo las mira con repulsión, con indiferencia, con lástima, que jamás han sentido el calor de un hogar o el abrazo de un amigo... Ver que siguen sonriendo, y que te cuentan que su vida para ellos sigue siendo un regalo, que se sienten afortunados por tenerse a sí mismos y a Dios, te hace replantearte realmente tu forma de vida y te empuja a abandonar todo lo que te sobra, que te pesa en los bolsillos y te ocupa las manos, y que en definitiva te impide ayudar a tu hermano que está al lado. Porque la vida es una, y si queremos vivir como Cristo, debemos vivirla sabiendo que lo más preciado que hay en ella somos los seres humanos, todos hijos de Dios y todos, todos iguales.

Ruidera será un recuerdo, pero espero que de ahora en adelante aprecie como se merece la vida que tengo. Porque Dios me ha dado salud, un hogar, una familia, y sobre todo, amor. Así que creo que soy inmensamente rica.

LAURA

Ha sido una convivencia especial porque aparte de orar nos ha servido a este grupo nuevo para conocernos y unirnos un poco mas. Si las cosas van bien puede ser un muy buen grupo, existe esa sinceridad esa confianza que sin conocernos todavía mucho nos atrevemos a confiar en el otro contándole nuestras cosas, lo que pensamos. Simplemente genial. 

EDU

Estamos rodeados de tantas comodidades , de tenerlo todo facil en la vida, de no ser mas que otra persona que tiene que competir puesto si no eres el mejor en algo no eres nadie ...necesitaba salir de ese ambiente ,cada vez me encontraba mas perdida y no tenia mucha ilusion por las cosas ,con esta convivencia me ha ayudado a ver que con las cosas mas simples es donde realmente se encuentra la felicidad como una simple tarea del hogar que en nuestro hogar seria un suplicio alli unida a las personas era un rato en el que he encontrado esa felicidad yo se lo recomiendo a todos el ambiente acogedor de este pueblo , su gente, las ganas de vivir el momento, y la gran belleza de ese lugar se lo recomiendo a todo el mundo para que se pueda encontrar a si mismo y entender un poco y dar sentido a la vida que esta llena de sorpresas.

ANA


Galería de fotos

Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Convivencia en las Lagunas de Ruidera
Compartir
Enviar a un amigo
© 2012-2017 Parroquia de San José. Albacete • Política de Privacidad
Diseño y Hosting